La maleta de Cano

Muchos, durante mucho tiempo, quisieron ser La Maleta de Cano. Cuando la Selección también perdía, cuando Perico subía mejor que nadie y Armstrong era líder. Cuando el Madrid volvió a ser campeón de Europa. Y sobre todo, cuando Indurain llegaba a los Campos Eliseos.

Todos queríamos ir dentro de aquella maleta porque La Maleta de Cano ha viajado por todo el mundo, a veces a tantos lugares y tan deprisa que los recuerdos, las vivencias, son fotos de algún rincón, los sabores de todos los colores que se agolpan sin recordar dónde se sintieron. Eso sí, los compañeros de viaje a veces eran compañeros de un solo viaje.

Viajar sin prisa, saboreando los colores de cada kilómetro y el aire de cada esquina, era como la meta del Giro: alcanzable pero dura. Por ello se pone en movimiento la maleta. Se llena de camisetas, zapatillas y postales sin escribir. Un Tour de Francia sin bicicletas pero que lleva dentro los 12 Tours trabajados; que se va a disfrutar como el primero, pero con etapas libres en cada curva, en cada ciudad, en cada playa.

No hace falta nada más que un coche, la compañia adecuada, ganas de vivir y La Maleta de Cano.

Infitini

5 opiniones en “La maleta de Cano”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *