Etapa 8: Y de París… ¿qué?

¿Qué voy a decir? Si se han escrito miles de guías, de canciones, poemas, películas, novelas…

Se ha dicho todo en general. Lo que cada uno piensa o siente es ya otra cosa, pero yo no soy ni original, ni diferente, con lo cual: ¿qué digo de Paris? Lo obvio:

Que me sigue sorprendiendo la Torre Eiffel cuando asoma desde la esquina de Trocadero. La vuelvo a ver como la primera vez.

Que me encanta el bullicio del barrio latino y sentarme a cenar en una de sus terrazas y ver pasar a la gente, mientras me quemo con la fondue de roquefort.

Que me siento insignificante dentro el Sacré-Cœur y pequeña en Notre Dame.

Que reencontrarme con la Monalisa me produce el mismo latigazo de emoción que cuando se me plantó delante y la vi chiquita, brillante y luminosa.

Que pasear por Pigalle me abre la mente, aunque no quiera mirar tanto sexshop junto y que el cartel del Moulin Rouge me siga pareciendo pequeño y cutre.

Que el Sena me gusta con sus barcos y sobretodo con sus puentes… que como me gustan los puentes, me puedo hartar.

Que Versalles fue y será una exageración.

Que el metro sigue viejo y desde la ultima vez que vine tampoco lo han limpiado.

Que tomarme un ‘caffe gelato’ delante del edificio de la Ópera es un lujo en todos loa sentidos. Y que si hablamos de lujo, pasearme por Galerias Lafayette me encanta aunque no me compre nada porque colocarme debajo de esa cúpula de mil colores me basta.

Que me gusta lo mismo el Obelisco, el Arco del Triunfo que los carruseles y las norias parisinas.

Y que esta vez tampoco fui a cenar a Maxims.

10 opiniones en “Etapa 8: Y de París… ¿qué?”

  1. París, París, la Ciudad del Amor.
    Para mi, Los Inválidos y el Puente de Alejandro III, que fue lo primero que vi del París de verdad, la primera vez que fui hace más de 30 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *